Tuesday, September 02, 2014

EN REBELDÍA: La Reserva Federal de Texas




Es como si se tratara de un discurso del despacho de Ron Paul.  Sin embargo, es de la mismísima página web oficial del Banco de Dallas de la Reserva Federal, escrito por el CEO y presidente de la unidad, sumamente EN REBELDÍA. En resumen, exige el fin de la política proteccionista de rescates para los bancos grandes, (como sucedió en Islandia). Propone dar la vuelta a la política de rescate con una reforma que trata de la disolución de los grandes. A la vez, llama a la acción a los bancos pequeños para juntarse en la lucha. Presenta todos los datos de un estudio profundo de la historia del trama del fraude que ha sido la Reserva Federal desde su fundación. Está escrito con un tono tipo “Somos el 99%, a por ellos” y concluye con “de tiempos oscuros hagamos tiempos de luz” etc.

Nota: La Reserva Federal es el Banco Central de los EE.UU. pero es una entidad independiente o privado que crea dinero fiduciario que presta  con interés al gobierno a través de sus 12 bancos afiliados regionales. Esto a pesar de Artículo I, sección 10 de la Constitución (Sólo el Congreso o los de los Estados de la Unión emitirán dinero y únicamente de monedas de oro o plata.) Recibmos noticia del asunto gracias a Diana Castillo, Vice-presidenta de investigar11$.org, que estuvo presente ayer en la ponencia de Fisher en Washington.

Ponencia de Richard W. Fisher, CEO y presidente de La Reserva Federal de Dallas, Texas. Ante el Comité por la República, 16 de enero de 2013, Washington.

Con el título:
Acabemos ya con la política de rescates para los grandes bancos “Too Big to Fail” (TBTF): Una propuesta para la reforma antes de que sea demasiado tarde (en referencia a Patrick Henry, Complejidad y Realidad)
Observaciones ante el Comité para la República
Washington, DC · 16 de enero 2013

Es un honor ser presentado por mi compañero de universidad, John Henry. John es un descendiente del patriota icónico, Patrick Henry. La mayor parte de los antepasados ​​de Juan eran prominentes de la Virginia colonial y muchos eran anti-corona. Patrick, sin embargo, era el más franco. Pregúntale  a John, ¿Por qué esto era así?, y él te responderá:  Porque  Patrick era pobre.

Por pobre que pudo haber sido, Patrick Henry era un orador rico. En una de sus grandes discursos, dijo: "Diversos hombres suelen ver el mismo tema en diferentes luces, y por lo tanto, espero señores que nadie tome lo que voy a decir como una falta de respeto, y entretengan como hago yo, opiniones opuestas a las mías, así hablaré de mis sentimientos libremente y sin reservas. Este no es momento para la ceremonia ... sino un momento terrible para el país ".

Patrick Henry se dirigía a la represión de las colonias americanas de la corona británica. Esta noche, quiero hablar con un tipo diferente de la represión-la injusticia de ser rehenes de las grandes instituciones financieras consideradas "demasiados grandes para quebrar", o TBTF para abreviar.

Considero que estas instituciones, como consecuencia de su condición privilegiada, exactan un impuesto injusto sobre el pueblo estadounidense. Además, interfieren con la transmisión de la política monetaria e inhiben el avance de la prosperidad económica de nuestra nación.

He hablado de esto durante varios años, a partir de un discurso sobre la "Patología del Too Big to Fail" en julio de 2009. Mi [1] colega, Harvey Rosenblum, un economista muy respetado y director de investigación de la Fed de Dallas -y yo y nuestro personal hemos  escrito extensamente sobre ello. Mañana, vamos a emitir un informe especial que también se aclara nuestra propuesta para hacer frente a la patología de la TBTF. También aborda el rendimiento superior relativo de los bancos de la comunidad durante la reciente crisis y la forma en que están siendo víctimazados de una excesiva regulación que se deriva de las respuestas a los pecados de sus homólogos de Behemoth. Insto a todos ustedes a leer ese informe. [2]

Ahora, el conjunto de la Reserva Federal  me requiere que emite una advertencia aquí. Hablo sólo por el Banco de la Reserva Federal de Dallas, no para otros no relacionados con nuestro banco central. Eso es por lo general muy claro. En muchos asuntos, mi personal y yo entretenemos opiniones que son muy diferentes de las de la mayoría de nuestros estimados colegas de otras partes del sistema de la Reserva Federal. Hoy en día, "hablo de mis sentimientos libremente y sin reservas" sobre la cuestión de TBTF, manteniendo el sentido de no faltar el respeto a otras personas que puedan tener puntos de vista diferentes.

El problema de los TBTF
Todo el mundo y su hermana sabe que las instituciones financieras consideradas demasiado grandes para quebrar estaban en el epicentro de la crisis financiera de 2007-09. Anteriormente considerado como islas de seguridad en un mar de riesgo, se convirtieron en facilitadores de un tsunami financiero. Ahora que la tormenta se ha calmado, consideramos que son una razón clave de la política monetaria acomodaticia y las políticas gubernamentales no han logrado afectar adecuadamente la recuperación económica. Harvey Rosenblum y yo escribimos por primera vez sobre esto en un artículo publicado en el Wall Street Journal en septiembre de 2009, "The Blob que comió la política monetaria". [3] En pocas palabras, los bancos enfermos no prestan dinero.  Megabancos gravemente enfermos y descapitalizados  dejaron de actividades crediticias y de mercado de capitales durante la crisis y la recuperación económica. Trajeron el crecimiento económico a un punto muerto y difundieron su enfermedad al resto del sistema bancario.

El Congreso pensó que sería abordada la cuestión de TBTF a través de la Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor.  La prevención de que otro TBTF ocurriera de nuevo está en el propio preámbulo de la ley. Nosotros sostenemos que la ley Dodd-Frank no ha hecho lo suficiente para acorralar a los bancos TBTF y que, en conjunto, el acto ha hecho las cosas peor, no mejor. Sostenemos que, en el corto plazo, las partes de la ley Dodd-Frank han exacerbado el débil crecimiento económico mediante el aumento de la incertidumbre regulatoria en sectores clave de la economía de los EE.UU.. Se ha beneficiado claramente a muchos abogados y creó nuevas capas de burocracia. A pesar de su buena intención, ha sido contraproducente, trabajando en contra de la resolución del problema central que trata de abordar.

Definición TBTF
Permítanme definir lo que queremos decir cuando hablamos de TBTF. La definición de la Fed de Dallas es la siguiente: Son las empresas financieras cuyos propietarios, administradores y  clientes creen que están exentos de los procesos de quiebra y de la destrucción creativa. Estas empresas capturan las alzas financieras de sus acciones, pero en gran parte evitan el pago de la quiebra y el cierre para las acciones que han salido mal, en violación de uno de los principios básicos del capitalismo de mercado (al menos en lo que se supone que se practica en los Estados Unidos). Estas empresas reciben ayudas y sus competidores pequeños no. Por tanto, son más propensos a tomar riesgos mayores en busca de ganancias, protegidos por la presunción de que la quiebra es un resultado altamente improbable.

El fenómeno de la TBTF es el resultado de una política implícita ampliamente dada por sentada y sancionada por el gobierno de acudir en ayuda de los propietarios, gerentes y acreedores de una institución financiera considera que tan grande, interconectada y / o compleja que su fracaso sustancialmente podría dañar el sistema financiero. Al reducir la exposición de una empresa TBTF a las pérdidas por tomar riesgos excesivos el gobierno socava la disciplina de las fuerzas del mercado en la toma de decisiones y gestión.

La reducción de la disciplina de mercado se ha visto erosionado por las extensiones implícitas de la red de seguridad federal más allá de los bancos comerciales a sus filiales no bancarias. Por otra parte, la consolidación de la industria, impulsado por el crecimiento subsidiado (y durante la crisis, alentada por el gobierno federal en la adquisición de Merrill Lynch, Bear Stearns, Washington Mutual y Wachovia), se ha perpetuado y ampliado el peso de las firmas financieras consideradas TBTF. Esto reduce la competencia en los préstamos.

La ley Dodd-Frank no hace lo suficiente para limitar las ventajas de los bancos leviatán. De hecho, dada su complejidad, sin saberlo, las exacerba.

Mordeduras de Complejidad
Andrew Haldane, el miembro muy respetado de la Comisión de Política Financiera del Banco de Inglaterra, abordó esto el verano pasado en Jackson Hole, Wyoming, en la reunión de formuladores de políticas en su ensayo  titulado, "El perro y el Frisbee". [4] Aquí  algunos pasajes de aquel notable discurso.

Haldane señala que los esfuerzos de los reguladores... “para atrapar el frisbee de la crisis entre sus mandíbulas han fallado, aumentan los esfuerzos y siguen fallando.  El empirismo casual revela un número cada vez mayor de los reguladores ... cada vez más grandes camadas de perros guardianes, sin embargo,no mejoró las habilidades de los perros para pillar el Frisbee. Después de todo, ningún regulador tuvo la visión de predecir la crisis financiera, aunque algunos ya han expuesto los poderes sobrenaturales de la retrospectiva. Entonces, ¿cuál es el secreto del fracaso de los perros guardianes? La respuesta es simple. O más bien, es compleja, es  la complejidad de la normativa.  Podría no sólo ser costoso y engorroso, sino sub-óptima. .. En la regulación financiera, menos puede ser más.”

Acuerda de la observación el primer ministro francés Clemenceau hizo sobre los 14 puntos del presidente Wilson: "¿Por qué 14?", se preguntó. "Dios lo hizo en 10."

Ojala sólo tuviésemos 14 puntos de regulación financiera para lidiar con la actualidad. Haldane señala que Dodd-Frank llega en un contexto de escalada cada vez mayor de la regulación financiera. Señala que los bancos fletados a nivel nacional comenzaron  a presentar los antecedentes de la llamada "informes" después de la formación de la Oficina del Contralor de la Moneda en 1863. El Federal Reserve Act de 1913 requirió a los bancos miembros constituidos en los Estados a hacer lo mismo, obligando su integración a la Reserva Federal a partir de 1917. Entonces, eran formularios sencillos, en 1930, Haldane señaló, con casillas para 80 entradas. En 1986, requerieron 547 columnas en programa informática Excel, en 1999, 1.208 columnas. Para el 2011 ... 2.271 columnas.  Afortunadamente , añade con ironía," El programa Excel se había expandido lo suficiente como para capturar el crecimiento. "

A pesar de estos informes crecientemente complejos no pudieron evitar la detección de las semillas de la debacle de 2007-09, La ley Dodd-Frank tapó todo con capas en cantidades copiosas de nueva complejidad. La legislación cuenta con 16 títulos y corre 848 páginas. Se genera basura en basura de la normativa: Más de 8.800 páginas de regulaciones ya han sido propuestas, y el proceso no ha terminado todavía,
Señaló Haldane, que una encuesta del Registro Federal mostró que el cumplimiento de estas nuevas normas requirieron 2.260.631 horas de trabajo cada año. Y agregó: "Por supuesto, los costos de este edificio normativo se hubieron considerado poco  si se hubiesen servido para por lo menos modestas mejoras en la capacidad de los reguladores para evitar crisis futuras". Luego pasa a argumentar que la mecha no vale la pena a la vela. Y concluye: "Las finanzas modernas son complejas, quizás demasiado complejas. La regulación de las finanzas modernas es compleja, casi con seguridad demasiada compleja. Esa configuración es sinónima de problemas. Como no se combate el fuego con gasolina, no luchas complejidad con la complicación. La situación requiere una respuesta normativa basada en la sencillez, sin complejidad.  Hacerlo requeriría un giro de 180º ".

La propuesta de la Fed de Dallas: Un Giro de 180º Razonable
La propuesta de la Fed de Dallas ofrece una "media vuelta" y una manera de reparar los defectos en la ley Dodd-Frank. Combate la complejidad innecesaria con sencillez en su caso. Se elimina gran parte de la cháchara, la complejidad ineficaz, costosa de Dodd-Frank. Es de destacar que sería especialmente útil para bancos no TBTF que no presenten un riesgo sistémico o general para la economía o el sistema financiero. Nuestra propuesta aliviaría los bancos pequeños de algunas cargas innecesarias derivadas de Dodd-Frank que injustamente les penaliza. Nuestra propuesta efectivamente nivelará el campo de juego para todas las organizaciones bancarias en el país y proporcionará la mejor protección para los ciudadanos que pagan impuestos.

En pocas palabras, recomiendamos que las instituciones financieras TBTF sean reestructuradas en varias entidades empresariales. Sólo las resultantes operaciones comerciales y bancarias reducidas y no filiales bancarias oscuras o sus empresas  padres se beneficiarán de la red de seguridad federal de depósitos y el acceso a la ventanilla de descuento de la Reserva Federal.

Definición del Paisaje
Es importante tener una visión precisa del panorama de la banca hoy en día con el fin de comprender el impacto de esta propuesta.

A partir del tercer trimestre de 2012, había alrededor de 5.600 organizaciones bancarias comerciales en los EE.UU. La mayor parte de estos, aproximadamente 5.500 eran bancos comunitarios con activos de menos de $ 10 mil millones. Estas organizaciones enfocadas en la comunidad representaron el 98,6 por ciento de todos los bancos, pero sólo el 12 por ciento de los activos totales de la industria. Otro grupo de numeración de cerca de 70 organizaciones, con activos de entre $ 10 millones y $ 250 mil millones, representaron el 1,2 por ciento de los bancos, al tiempo que controlaron el 19 por ciento de los activos de la industria. El grupo restante, los megabancos-con activos de entre $ 250 millones y $ 2,3 billones (trillones en inglés) estaba formada por sólo 12 instituciones. Esta docena de gigantes representó aproximadamente el 0,2 por ciento de todos los bancos, pero que tenían un 69 por ciento de los activos de la industria.


NOTAS: Los porcentajes reflejan la parte de los activos de la industria. El tamaño de activos se basa en los activos totales de una organización bancaria de EE.UU. (sociedad holding, en su caso) al 30 de septiembre de 2012.
Fuentes: Informes de Llamadas (Federal Financial Institutions Examination Council), FR Y-9C archivadores (National Information Center, Federal Reserve System).

Las 12 instituciones que actualmente representan el 69 por ciento de los activos totales de la industria son candidatos a ser considerados TBTF debido a la amenaza que podría suponer para el sistema financiero y la economía si una o varias de ellas se meten en problemas. Por el contrario, si alguno de los otros 99,8 por ciento de las instituciones bancarias tienen problemas, lo más probable sería cambios en la propiedad del sector privado y la intervención gubernamental mínima.

¿Cómo y por qué funciona esto para el 99,8 por ciento y no el otro 0,2 por ciento?

Para responder a esta pregunta, es útil considerar las fuentes de disciplina regulatoria y de mercado impuestas a cada uno de los tres grupos de bancos.

Echemos un vistazo a dos dimensiones de la disciplina reglamentaria: Posible cierre de la institución y la eficacia de la presión de supervisión de las prácticas de gestión del banco.

¿Los propietarios y gerentes de una institución bancaria operan con la creencia de que su institución está sujeta a un proceso de quiebra que funciona razonablemente rápido para transferir la propiedad y el control en otra entidad bancaria o entidades? ¿Hay un grupo de accionistas interesados ​​e involucrados que pueden ejercer una fuerza de contención en la franquicia sobre el equipo del banco de la alta dirección que pone en peligro la entidad? ¿Puede ser reemplazado la gestión y activos aniquilados? ¿Es la empresa de facto controlada por sus dueños, o controlado por la dirección? [5] Además, nos preguntamos: ¿Hasta qué punto pueden los acreedores no asegurados de la entidad bancaria imponer disciplina y gestión de riesgo sobre la administración?

Este marco analítico se resume en la siguiente diapositiva:
 
SOURCE: Federal Reserve Bank of Dallas.
 En la línea 1, está claro que los bancos comunitarios están sujetos a la disciplina de reguladores y accionistas. Ellos pueden y sí fallan. En los últimos años, la Federal Deposit Insurance Corp. (FDIC) ha construido una reputación para los reguladores que realizan el concepto Joseph Schumpeter de "destrucción creativa" al hacerse cargo de los bancos pequeños en un viernes por la noche y volver a abrir los lunes por la mañana con un nuevo propietario. "Entramos el viernes, salimos el lunes" es el mantra de este proceso.

Conociendo el poder de los supervisores bancarios para cerrar la institución, los propietarios y gerentes de bancos comunitarios que prestan atención a las sugerencias de supervisión para limitar el riesgo. Los bancos comunitarios suelen tener unos pocos accionistas significativos que tienen una porción considerable de su riqueza ligado al destino del banco. Por lo tanto, ejercen un control sustancial sobre el comportamiento de la dirección porque el riesgo de cierre sí les importa. Dado que los bancos comunitarios se derivan la mayor parte de sus fondos de los depósitos asegurados por el gobierno federal, son simples y no complejas en su estructura de capital y rara vez tienen los acreedores no asegurados y sin garantía. "La disciplina de mercado" sobre las prácticas de gestión se ejerce principalmente a través de los accionistas.

De los tres grupos, las 70 entidades bancarias regionales y empresas de tamaño medio representadas en la línea 2 están sujetos a una gama más amplia de la disciplina del mercado. Al igual que los bancos comunitarios, estas instituciones no están exentas del proceso de quiebra, sino que pueden fallar y a veces fallan. Pero debido a su tamaño, la complejidad y la huella generalmente geográfica más grande, la resolución de fallo y de los procesos de transferencia de propiedad no siempre se puede llevarse a cabo durante un fin de semana. En la práctica, sin embargo los propietarios y gerentes de instituciones medianas son conscientes de las consecuencias de una intervención debido a riesgos asumidos por la institución. Depositantes no asegurados y los acreedores no garantizados son también conscientes de su estado sin protección en el caso de que la institución experimenta dificultades financieras. Las instituciones bancarias medianas reciben una buena dosis de disciplina externa de parte de los supervisores y las señales basadas en el mercado.

Megabancos TBTF, representado en la línea 3, reciben muy poca disciplina regulatoria y de mercado. Esto es lamentable, porque su fracaso, si se le permitiera, podría perturbar los mercados financieros y la economía. Los bancos TBTF no se han permitido  fallar.[6] Sabiendo esto, la gestión de los bancos TBTF puede, en gran medida, optar por resistir el asesoramiento y la orientación de los esfuerzos de sus supervisores bancarios en imponer disciplina regulatoria. Y para los bancos TBTF, las fuerzas de la disciplina de mercado de los accionistas y de los acreedores no garantizados son limitadas.

Consideremos primero la disciplina de los accionistas. Habiendo millones de accionistas ha diluido la capacidad de los accionistas para evitar que la gestión de los bancos TBTF persigan  estrategias corporativas que son rentables para la dirección, aunque no necesariamente para los accionistas.

Como hemos aprendido durante la crisis, información adversa sobre el desempeño financiero pobre a menudo está disponible demasiado tarde para la reacción accionista o credit default swap (CDS) para poder tener un impacto en el comportamiento de la gestión. Por ejemplo, durante la crisis financiera, las acciones de dos de las mayores compañías de holding bancarios (BHC) o (sociedad financiera de cartera) se redujo más del 95 por ciento de sus precios máximos anteriores y sus diferenciales de los CDS se volvió loco. [7] Las agencias de calificación finalmente reaccionaron, de acuerdo con su tendencia a ser más reactiva que proactiva. Pero el daño de la asunción de riesgos excesivos ya estaba hecho. ¿ Y después de la crisis? A juzgar por el comportamiento de muchos de los más grandes de BHC, con excepciones limitadas, los esfuerzos de los accionistas de estas instituciones para influir significativamente las prácticas de gestión de compensación han tardado en llegar. Esto en cuanto a disciplina accionista como un control sobre los bancos TBTF.

Desafortunadamente, los bancos TBTF tampoco se enfrentan a la disciplina externa de acreedores no garantizados. Una faceta importante de TBTF es que las fuentes de financiamiento para megabancos extienden mucho más allá de los depósitos asegurados, según lo referido por mi mención de los diferenciales de los CDS. Los bancos más grandes, no sólo los bancos TBTF, se financian con una amplia gama de pasivos. Estos incluyen CDs grandes negociables, que a menudo superan el límite de seguro de la FDIC, los fondos federales comprados a otros bancos, los cuales no cuentan con seguro y las notas subordinadas y bonos, generalmente sin garantía. No es inusual que dichos pasivos no asegurados / garantizados sean la mitad de los pasivos de las entidades TBTF. Si la disciplina del mercado se impusiera  a las instituciones TBTF, sería de esperar que venga de los depositantes no asegurados / garantizados, los acreedores y tenedores de deuda. Pero la condición de TBTF ejerce la disciplina de mercado perverso sobre las actividades de riesgo que tienen estos bancos. Los acreedores no garantizados reconocen la garantía implícita del gobierno de los pasivos de bancos TBTF. Como resultado, los depositantes y los acreedores no garantizados ofrecen sus fondos a un costo menor a los bancos TBTF que a los bancos medianos y regionales que enfrentan el riesgo de fracaso.

Este subsidio TBTF es bastante grande y ha aumentado a raíz de la crisis financiera. Estimaciones recientes del Banco de Pagos Internacionales, por ejemplo, sugieren que la garantía implícita del gobierno ofrece las mayores BHC de Estados Unidos con una elevación de calificación crediticia media de más de dos niveles, lo que reduce los costos de financiamiento promedio un punto porcentual con respecto a sus competidores más pequeños. [8] Nuestro amigo ya mencionado del Banco de Inglaterra, Andrew Haldane, estima que el actual subsidio implícito TBTF global sea alrededor de $ 300 mil millones por año para las 29 instituciones globales identificados por el Consejo de Estabilidad Financiera (2011) como "sistémicamente importantes". [ 9] Para poner estos $ 300 mil millones de subsidios anuales  en perspectiva, todo los BHC de EE.UU. en 2011suman ganancias de $ 108 mil millones.

Añadimos a esto las cargas derivadas de la complejidad de los bancos TBTF. Aquí está el diagrama de organización básica de una típica empresa BHC o sociedad financiera de cartera compleja:
 
NOTA: Los FHC (Financial Holding Company  o Sociedad Financiera de Cartera) comparten en gran medida el mismo marco legal y reglamentario como los BHC.
Para simplificar un problema complejo, se podría considerar todas las operaciones que no sea la operación de la banca comercial como afiliados bancarios en la sombra, incluidos los vehículos especiales de inversión-o-SIV del banco comercial [10].

Ahora, tenga en cuenta esta tabla. Te da una idea de la magnitud y el alcance de algunas de las cinco mayores BHC, teniendo en cuenta sus activos sin depósito en miles de millones de dólares y su número de filiales totales y los países de funcionamiento (según el Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera):
 
Fuente: " "Which Banks Could Face Cap on Size?" " por Victoria McGrane, Wall Street Journal, 11 de octubre de 2012, el Consejo de Estabilidad Financiera de Supervisión.

Para verlo en perspectiva, considere el triste caso de Lehman Brothers. Más de cuatro años después, la quiebra de Lehman todavía no está completamente resuelto. A partir de su 10-K presentado a los reguladores en el año 2007, Lehman operaba a sólo 209 filiales en 21 países y sólo tenía un pasivo total de $ 619 mil millones. Con estas cifras, Lehman era un jugador pequeño en comparación con cualquiera de los cinco grandes. Si Lehman Brothers era demasiado grande para una solución del sector privado, mientras  todavía en marcha, ¿qué podemos inferir acerca de los cinco grandes en la mesa?

La corrección de los inconvenientes de la ley Dodd-Frank
Dodd-Frank aborda esta preocupación. En virtud de lo dispuesto en la Autoridad ordenada liquidación de Dodd-Frank, una institución financiera sistémicamente importante recibiría financiación tipo deudor en posesión del Tesoro de los EE.UU. durante el período de las operaciones necesarias para ser estabilizado. Esto es cuasi-nacionalización, sólo en un nuevo y no probado, formato. En Dallas, consideramos que hacer de instituciones financieras  propiedad estatal, incluso en base  "temporal",como  una clara distorsión de los principios capitalistas. Por supuesto, una alternativa sería que otra institución financiera sistémicamente importante adquiriera la entidad en dificultades. Hemos estado en ese camino ya. Lo único que hace es agravar el problema, haciendo aún mayores los riesgos que plantean las organizaciones leviatán que sobreviven. Además, perpetuar la práctica de concertar matrimonios a la fuerza entre los gigantes a expensas del contribuyente empeora la situación de desventaja de financiación que enfrentan los bancos 99,8 por ciento restante-pequeños y regionales. La fusión de las grandes instituciones es una forma de discriminación que favorece a los bancos TBTF difíciles de manejar y más peligrosos y perjudica bancos más centrados en forma y disciplinados.

El enfoque de la Fed de Dallas ni amplía el alcance del gobierno ni obstaculiza aún más el 99,8 por ciento de la comunidad y de los bancos regionales. Tampoco combate la complejidad con la complejidad.

Hace un llamamiento para reformar las instituciones bancarias TBTF en pequeñas y menos complejas instituciones que son: económicamente viable, rentable, competitiva capaz de atraer capital financiero y el talento, y de un tamaño, complejidad y alcance que permite que tanto la disciplina regulatoria y de mercado puede limitar riesgos excesivos.

Nuestra propuesta es simple y fácil de entender. Se puede lograr con un mínimo de modificación estatutaria y se aplica con la intervención del gobierno tan poco como sea posible. Llama primero para hacer retroceder la red de seguridad federal para aplicarse solamente a servicios bancarios básicos, comercial tradicional. En segundo lugar, se pide aclarar, a través de las revelaciones simples y comprensibles, que la red de seguridad federal se aplica sólo a la banca comercial y sus clientes, y nunca jamás a los clientes de cualquier otra filial o afiliada del holding. Las actividades de banca en la sombra de las instituciones financieras no deben recibir apoyo de los contribuyentes.

Reconocemos que deshacer la inercia de clientela y los hábitos de gestión en las instituciones bancarias TBTF puede tomar muchos años. Durante este período, los bancos TBTF podrían sembrar las semillas de una nueva crisis financiera. Por estas razones, la acción adicional puede ser necesaria.  Puede ser que los BHC TBTF tengan que ser reducidos y reestructurados para que la parte de red de seguridad apoyado por la banca comercial de la empresa matriz puede ser efectivamente sancionado por los reguladores y las fuerzas del mercado. Y no es probable que tenga que haber restricciones adicionales (o, posiblemente, prohibiciones) sobre la capacidad para mover los activos o pasivos de una filial de banca en la sombra a una filial bancaria dentro del holding. [11]

Para ilustrar cómo los dos primeros puntos de nuestro plan iba a funcionar, vuelvo a la estructura hipotética de un holding financiero complejo. Recordemos que este tipo de sociedad de cartera tiene una filial bancaria comercial y varias filiales que no son bancos comerciales tradicionales: seguros, valores y corretaje de suscripción, servicios financieros y otros, muchos de ellos con un alcance geográfico amplio.

Dónde la red de seguridad del Gobierno comenzaría y terminaría
Bajo nuestra propuesta, sólo el banco comercial tendría acceso a un seguro de depósito proporcionada por la FDIC y los préstamos proporcionados por la ventanilla de descuento de la Reserva Federal. Estas dos características de la red de seguridad explícitamente, por ley, no están disponibles para cualquier afiliado bancario en la sombra, un vehículo especial de inversión de la banca comercial o las obligaciones de la sociedad holding matriz. Esto es en gran medida el caso actual, pero en teoría, no en la práctica. Y una aplicación coherente se ve como poco probable.

 FUENTE: Federal Reserve Bank of Dallas.

 Reforzados por una Nueva Alianza
Para reforzar el estatuto y su credibilidad, cada cliente, acreedor y la contraparte de cada afiliado bancario en la sombra y de la sociedad de cartera principal estaría obligado a estar de acuerdo y firmar un nuevo pacto, una declaración de divulgación simple que reconoce su estado desprotegido. La divulgación de la muestra no necesita ser más compleja que esto: 

Este paso de dos partes debe comenzar a retirar el subsidio implícito TBTF proporcionada a los BHC y sus operaciones bancarias sombra. Las entidades distintas de los bancos comerciales se han beneficiado indebidamente de una red de seguridad implícita. Nuestra propuesta promueve la competencia a la luz de la disciplina de mercado y regulatoria, en sustitución de la situación actual de los incentivos perversos y subsidiados a asumir riesgos excesivos.

Como se ha indicado antes, algún tipo de intervención del gobierno puede ser necesaria para acelerar la imposición de la disciplina de mercado eficaz. Creemos que las fuerzas del mercado se deben confiar en la medida de lo posible. Sin embargo, las fuerzas atrincheradas de oligopolio, en combinación con la inercia de los clientes, es probable que sólo puede ser superada mediante la reorganización aprobada por el gobierno y la reestructuración de los BHC TBTF. Una subvención una vez dada es casi imposible de quitar. Por lo tanto, parece que puede necesitar un empujón, con la intervención del gobierno tan poco como sea posible para realinear los incentivos, restablecer un entorno competitivo y nivelar el campo de juego.

¿Por qué proteger el 0,2 por ciento?
Mi equipo de la Fed de Dallas y yo estamos seguros de que este tratamiento simple al problema complejo y los riesgos planteados por las instituciones TBTF sería el tratamiento más efectivo. Piénselo de esta manera: En la actualidad, el 99,8 por ciento de las entidades bancarias en los Estados Unidos están sujetos a la disciplina suficiente reguladora o accionista / mercado para contener el riesgo de mala conducta que podría poner en peligro la estabilidad del sistema financiero. Pero, los 0.02% por ciento no lo son. Su misma existencia pone en peligro la estabilidad económica y financiera. Además, para contener ese riesgo, los reguladores y muchos bancos pequeños están atados en nudos reglamentarios y legales a un enorme costo directo para ellos y un gran costo indirecto para nuestra economía. Los 0.02% no lo son. Si el gobierno y el Congreso han podido ponerse de acuerdo hace sólo dos semanas sobre la legislación que afecta al 1 por ciento de los contribuyentes, sin duda, serán capaz de procesar una solución que afecta a un 0,2 por ciento de los bancos del país y es menos complejo y mucho más eficaz que la ley Dodd-Frank.

Hacer de una “época de Crisis” un “Tiempo de Esperanza”
Ha llegado el momento de cambiar el paradigma en la toma de decisiones. Debe haber más que las dos soluciones presentes: o los rescates o el final del mundo económico como lo conocemos.  Ambas opciones son inaceptables. La próxima crisis financiera podría costar más de dos años de la producción económica, a cargo de millones de contribuyentes estadounidenses. Ese costo horrendo debe ser sopesado contra los supuestos beneficios de mantener el status quo TBTF. Para nosotros, la solución es obvia: Basta ya de TBTF. Ponemos fin a los TBTF por las fuerzas del mercado, en lugar de volver a introducir reglas complejas, y al hacerlo, el nivel de igualdad de condiciones para todas las instituciones bancarias.

Vuelvo a Patrick Henry que señaló "Es natural al hombre disfrutar de las ilusiones de la esperanza. Tenemos la tendencia a cerrar los ojos ante una verdad dolorosa, y escuchar el canto de la sirena hasta que nos transforma. "Nosotros trabajamos bajo los cantos de sirena de la ley Dodd-Frank y la reciente alza en los precios de las acciones bancarias y crédito de los TBTF, sumisos en la ilusión de la esperanza de que esta compleja legislación terminará con el problema de los demasiado grandes para quebrar y arreglar el sistema bancario. Cerramos los ojos a la verdad dolorosa que TBTF representa un peligro constante no sólo para la estabilidad financiera, sino también para una competencia justa.

La Reserva Federal de Dallas ofrece una solución modesta, pero, creemos, mucho más efectivo que Dodd-Frank. Este plan no está exento de costos. Pero es menos costoso que las alternativas presentadas y reduce seriamente la posibilidad de otra crisis financiera terrible y costoso.

Esto no tiene que ser un tiempo de "Terror". En su lugar, debe ser un momento de promesa. El tratamiento de la patología de la TBTF ahora sería un gran paso hacia un sistema económico más estable y próspero, que se basa en los principios fundamentales del capitalismo, más que la complejidad normativa y la creciente intervención del gobierno.

Gracias.
Richard W. Fisher, president and CEO of the Federal Reserve Bank of Dallas.

Traducido muy rápidamente por Greg Grisham
investigar11.org
Haciendo el trabajo de los perioputas que cobran por no hacerlo

Notas
Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente las posiciones oficiales del Sistema de la Reserva Federal.

1.Consulte "dos asuntos de interés actual: las perspectivas económicas y la patología del too big to fail (con referencia a Errol Flynn, Johnny Mercer, Stern Gary y Voltaire)," El discurso de Richard W. Fisher, 23 de julio 2009 , y "Paradise Lost: Abordar 'Too Big to Fail" (en referencia a John Milton e Irving Kristol), discurso de Richard W. Fisher, 19 de noviembre de 2009.
2.Consulte "Estabilidad Financiera: Bancos tradicionales Pave the Way", Federal Reserve Bank of Dallas Informe Especial, enero de 2013, www.dallasfed.org (nota: el informe estará disponible en línea a las 9 am hora del Este el 17 de enero).
3.Consulte "The Blob que comió la política monetaria", por Richard W. Fisher y Harvey Rosenblum, Wall Street Journal, 27 de septiembre de 2009.
4.Consulte la sección "El perro y el Frisbee", por Andrew G. Haldane y Madouros Vasileios, el Banco de Inglaterra, documento presentado en "el panorama político cambiante" simposio patrocinado por el Banco de la Reserva Federal de Kansas City, Jackson Hole, Wyoming, agosto 30-septiembre 1, 2012.
5. Para establecer la distinción entre las empresas controladas por sus propietarios y la gestión controlada, consulte la corporación moderna y la propiedad privada de Adolf A. Berle y Gardiner C. Means, New York: Macmillan, 1932.
6.Varias de las empresas más grandes del país bancarias recibieron asistencia masiva del gobierno y extraordinarias en 2008-09, pero nunca fueron listados como fallos en la base de datos de la FDIC ni incluido en la lista de "bancos con problemas." Disciplina sin dientes probablemente lleva la gestión de dichas instituciones a " hacer oídos sordos "a sus supervisores. Rod Stewart lo dijo muy bien en su canción "Young Turks": "Pero no hay ninguna razón para hablar, cuando no hay nadie que escucha."
7.Consulte la sección "Políticas Regulatorias y Monetaria Meet 'Too Big to Fail'," por Harvey Rosenblum, Jessica J. Renier y Richard Alm, Federal Reserve Bank of Dallas Carta Económica, vol. 5, no. 3, 2010, cuadro 1, p. 6. Más específicamente, Citigroup y BankAmerica Corp. experimentado pico a valle de descensos en sus precios de las acciones comunes de más del 96 por ciento.
8.Banco de Pagos Internacionales 2011/2012 Annual Report, junio 24, 2012, pp 75-6.
9.Consulte la sección "Sobre ser el tamaño correcto", discurso pronunciado por Andrew Haldane, el Banco de Inglaterra, en el 2012 Conferencias Beesley, Instituto de Asuntos Económicos Serie Anual 22a, Londres, 25 de octubre de 2012.
10. Para una revisión de la banca en la sombra, ver "Descripción de los riesgos inherentes a la banca en las sombras: Una introducción práctica y Lecciones Aprendidas", de David Luttrell, Harvey Rosenblum y Jackson Thies, Federal Reserve Bank of Dallas Staff Papers, n. 18, 2012.
11.A modo de ejemplo, el senador David Vitter y el senador Sherrod Brown citan en su carta a la Oficina de Responsabilidad del Gobierno el 1 de enero de 2013, que "Bank of America se movió 15 billón dólares en contratos de derivados a partir de su corredor de bolsa, Merrill Lynch, a su filial institución depositaria asegurada en respuesta a una rebaja de crédito. ... Este movimiento supuestamente salvó al banco $ 3,3 mil millones en pagos de garantías adicionales. "
Acerca del Autor
Richard W. Fisher es el presidente y consejero delegado de la Federal Reserve Bank of Dallas.
http://www.investigar11s.org

Source: investigar11s.blogspot.com